Pese al cansancio, rescatistas continúan removiendo escombros