Lluvia, la nueva amenaza para rescatistas y víctimas del sismo